fbpx
fragmentación del alma

Fragmentación del alma

La fragmentación del alma es una dolencia espiritual que se produce como consecuencia de haber experimentado algún hecho de gran sufrimiento.

Esta dolencia se siente como una sensación de vacío y tristeza, como que nos faltara algo, como si hubiéramos perdido una parte nuestra y no pudiéramos encontrarla.

La fractura del alma se puede producir por la muerte de un ser querido, una mudanza traumática, un gran susto, por haberse perdido cuando se era niño.

Puede ser a causa de un accidente importante, una separación, un divorcio, una enfermedad.

En general, para que el alma se fracture, tiene que suceder un acontecimiento que nos impacte e influya fuertemente.

El alma es la energía vital que tenemos y que traemos desde nuestro nacimiento.

Se distribuye por todo el cuerpo físico, emocional, mental y espiritual de una persona.

Se fragmenta por hechos concretos.

Pero nuestra alma se puede dañar, la fractura es una de las dolencias que el alma experimenta en nuestro ser.

Existe un antiquísimo lema entre los chamanes que dice: «Cuando alguien se siente vacío y triste, es seguro que sufre de una fractura del alma».

También se dice entre los chamanes que a quien tenga los ojos apagados le falta una parte de su alma.

Durante miles de años, los chamanes han tenido la función de restaurar la integridad del alma, de viajar a los diferentes mundos y rescatar esas partes de nuestra integridad para traerlas a esta realidad.

Los chamanes devuelven las fracturas del alma mediante un soplido en el corazón y en la cabeza.

Una vez que las partes del alma han reingresado al cuerpo energético de una persona, la fusión del alma comienza a producirse.

Cuando el alma vuelve a estar íntegra, regresa la alegría y el bienestar a nuestro ser, simplemente porque lo que regresa es la energía vital y la salud espiritual.

Las fracturas del alma son la evidencia de que existe una herida espiritual en una persona.

Las heridas espirituales pueden deberse a diferentes causas, pero la más importante es la fractura del alma.

Muchas veces, una herida espiritual contiene varias fracturas del alma.

Otras veces, una sola fractura del alma es directamente la herida espiritual más importante de una persona.

Para la visión chamánica, la fractura del alma provoca un agujero en la psiquis.

En los cuerpos sutiles y en el cuerpo físico de las personas que, generalmente, se terminan llenando de energías perversas y de conductas que retrasan el desarrollo de la personalidad y afectan el carácter.

Cuando alguna parte del alma se va, los ojos de una persona se ven y se sienten como apagados y sin brillo, como si les faltara algo de la esencia vital.

El chamán mira con detenimiento en la parte inferior de las pupilas para saber si se nota esa falta de brillantez en los ojos.

Los ojos no pueden ocultar el sufrimiento del alma y, por lo tanto, el chamán busca incesantemente ese dolor para intentar sanarlo.

Según sostiene el dicho popular: “Los ojos son el espejo del alma”.

Es precisamente allí donde se encuentra el reflejo de lo que sucede en el interior de una persona.

No sólo en su personalidad sino también en uno de sus estados espirituales.

Al mismo tiempo, las fracturas del alma se evidencian en las facciones de la cara que suele verse cargada de amargura y tristeza.

Es la incompletitud de la subjetividad que se siente en el rostro.

Según una vieja teoría andina, las emociones y el pasado se marcan en la cara, las arrugas hablan de historias pasadas que dejaron sus marcas en la piel.

Estas arrugas son hechos emocionales concretos.

La muerte de un ser querido o de un compañero de vida es una causa muy común de varias fracturas del alma y el inicio de una herida espiritual muy profunda.

Tras un acontecimiento de esa naturaleza, muchas personas recurren a un terapeuta o un psiquiatra para pedirles que les den algo para aminorar el dolor que genera tal pérdida.

Esto es totalmente adecuado en los primeros momentos del duelo.

Sin embargo, esas medicinas no solucionan el problema de la herida espiritual, sino que sólo lo tapan por un tiempo.

Muchas otras personas simplemente se aguantan el dolor y siguen adelante como pueden, pero siguen adelante.

Los chamanes recomiendan tratar de solucionar la fragmentación del alma lo antes posible, así el duelo resulta menos doloroso…

En este video te hablo más a profundidad sobre este tema:

.

Quizás te interese leer: Existe el más allá.

Language »